jueves, 7 de agosto de 2008

ESTACION DE VILLA ALEMANA



Superficie 97 km²
Gentilicio Villalemanino/a
Sitio Web www.villalemana.cl

Villa Alemana es una comuna ubicada en la Provincia de Valparaíso, en la V Región de Valparaíso, en Chile. Forma parte de la conurbación del Gran Valparaíso. y fue creada por ley (Nº 5199, publicada en el Diario Oficial Nº 16621) el 11 de julio de 1933.
Es conocida como la Ciudad de la Eterna Juventud o como la Ciudad de los Molinos, por la gran cantidad de casas quintas que necesitaban sacar agua de esta forma.
Se encuentra hermanada con la Ciudad de Belén, acuerdo suscrito el año 2006.




El 1 de octubre de 1852 comienza la construcción de la línea férrea que uniría por 124 años a Valparaíso y Santiago, a través del trazado que aún se mantiene activo hasta Limache con el Metro Valparaíso. Es en este contexto en que Peña Blanca sale a relucir, junto con Quilpué y la ya mencionada ciudad de los tomates, como una de las piezas claves de este entuerto de rieles y durmientes. Villa Alemana no existía como tal en ese entonces...



Exactamente el 14 de septiembre de 1863 se construye la estación Peña Blanca, y esa fecha es nada más y nada menos que el inicio de la escalada de construcciones que asombran hasta hoy a Villa Alemana, siendo una de las ciudades con mayor explosión demográfica de Chile. Así se explica la importancia de Peña Blanca en nuestra comuna, ciudad fundada recién el 8 de noviembre de 1894, y que posteriormente pasara por muchas vicisitudes que la hicieran formar parte de Quilpué por varios años, hasta volver a quedarse para siempre hermanada con Peña Blanca.
Caminando por Sargento Aldea se llega a Peña Blanca, se pasa por el Hospital y las casas quintas o 'villas' que adornan las calles que mientras más se recorren, más de tierra se ponen, y nos saludan junto con el frío azul que en éstas épocas invaden a nuestro villorrio. Molinos y terrenos de grandes extensiones abundan en el lugar, clubes deportivos de más de 50 años y veredas en las que aún no existe la diferencia de ésta con la calle, muros que alguna vez sostuvieron anclajes para caballos, contenciones de piedra que solo existen para recordarnos que aún somos campo, que aún pertenecemos a la eternidad de esa mezcla urbano campesina que se huele hasta en lo más profundo de sus habitantes oriundos, o de los que llegan, de esos que se inundan de calor en verano y se preguntan el por qué de nuestro abandono en invierno.


No hay comentarios: